LA TENTACIÓN DE LA NULIDAD ELECTORAL

Por Luis Pinal Da Silva

La ley es muy clara y señala que basta con que una de cada 5 casillas funcione irregularmente o no pueda ser instalada para que toda la jornada electoral de un distrito sea anulada.
Es una norma y, a la vez, constituye un mecanismo ideal para quienes buscan el poder por el poder.
El artículo 76 de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, establece que será causa de nulidad de una elección cuando se acrediten irregularidades en por lo menos 20 por ciento de las casillas del distrito. Es decir, una de cada 5.
Incluso, plantea cada uno de los motivos por los cuales pueden anularse los comicios a nivel federal, estatal e incluso distrital.
Las irregularidades electorales van desde la instalación de una casilla en un lugar distinto al establecido anticipadamente, entregar sin causa justificada los expedientes de votación al Consejo Distrital fuera de tiempo, recibir la votación en fecha distinta a la programada o que el resultado de la casilla haya quedado afectado por un error en el conteo.
El asunto es que esto fue lo que alertó el Instituto Nacional Electoral. Este mecanismo, laguna, imperfección legal, o como gusten llamarlo, podría ser usada por las huestes morenistas en distritos donde saben perfectamente que perderían los comicios y, al anularlo, se pueden citar a nuevas elecciones.
Para que los representantes en casillas cometan errores, los promotores del voto de Morena, están confundiendo a los funcionarios de casilla que tienen la responsabilidad de contar los sufragios.
Al haber errores, entonces se anula la casilla y si esto ocurre en el 20% de las mismas, entonces anulan los comicios.
En los altos mandos de Morena, que encabeza Mario Delgado Carillo, se está – digámoslo así – “afinando la estrategia” sobre todo – insisto y perdón por la insistencia – donde hay un interés marcado de la 4T.
Si se observa con detenimiento, hay elementos para descalificar las elecciones.
Una irregularidad es suficiente para anular el funcionamiento de una casilla, como ejercer violencia física o presión sobre los integrantes de la mesa directiva de la casilla o los electores, o impedir el voto.
Las más graves es que alguien impida la instalación del 20% de las casillas, situación que en automático anula la votación de todo el distrito electoral del que se trate.
Renglón aparte es que haya dinero de procedencia ilícita involucrado en la campaña, que es también otro motivo de invalidación de los comicios.
Claro que a Morena no le conviene que los comicios de todo el país se anulen, pero sí se advierte que están preparando todo tipo de artilugios con el fin de hacer pleito ratero en los distritos en los que puedan perder.
Y ustedes podrán tener el pulso de lo que suceda. En los distritos no afines a la 4T, habrá bronca, mientras que en los otros, en aquellos donde la “la democracia” favorezca a Morena, todo transcurrirá sin zozobras.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba