BROTA MAFIA LOZOYA AUSTIN-ROMERO DESCHAMPS

Emilio Lozoya Austin entregó, entre 2016 y 2018, la cantidad de 944 millones 42 mil 745 pesos al entonces dirigente del sindicato de Pemex. De esa cantidad “se perdieron” 692 millones 383 mil 689 pesos…

Carlos Romero Deschamps desapareció de Petróleos Mexicanos (Pemex), lo mismo que 692 millones de pesos de la cláusula 251 bis del Contrato Colectivo de Trabajo del Sindicato de Pemex.
La historia de esta “desaparición”, inició en el 2013, cuando Emilio Lozoya Austin, entonces director de Pemex se reunió por primera vez con Carlos Romero Deschamps para la firma del Contrato Colectivo del Trabajo.
Los resultados del encuentro fueron históricos. Al convenio le añadieron una acotación: la cláusula 251 bis tendría un aumento de 138%, pero además, a partir de ese momento, ya no sería publicada en el documento.
Para ello, estipularon la cláusula 258 que indicaría que el contenido de la 251 bis quedaría bajo confidencialidad junto a otros acuerdos. Así, los Contratos Colectivos de Trabajo correspondientes a los bienios 2013-2015, 2015-2017 y 2017-2019 del sindicato petrolero aparecieron sin la cláusula 251 bis.
La 251 bis fue una especie de “caja chica” a través de la cual, Pemex le entregaba a la cúpula del sindicato cantidades millonarias en tres exposiciones: antes del 1 de mayo, antes del 18 de marzo y antes de la revisión anual del Contrato Colectivo de Trabajo.
Entre 2016 y 2018, bajo la obligación de la 251 bis, Pemex le entregó 944 millones 42 mil 745 pesos al ex dirigente y, extrañamente, en el portal de transparencia del sindicato sólo aparece la comprobación de 251 millones 659 mil 55 pesos; es decir, sólo el 26.6%.
En julio de 2019, el dirigente de los petroleros alcanzó a negociar con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador el Contrato Colectivo de Trabajo 2019-2021, en el cual pactó un incremento salarial de 3.37 y de 1.80% en las prestaciones. Pero la 251 bis fue cancelada. Ese mismo año, el sindicato aceptó montar un portal de transparencia en la que algunos gastos de la tradicional y oscura cláusula aparecieron, pero la mayor parte se esfumó.
Si bien parte del dinero de la cláusula 251 bis está perdida, la que sí aparece comprobada tiene un beneficio: el nombre de Carlos A. Romero Deschamps.
Y mientras se advierte un maridaje entre Lozoya y Romero Deschamps, ocurre un hecho que puede dar un vuelco a la investigación contra el ex director de Pemex: a la Fiscalía General de la República (FGR) se le “extravió” documentación sobre la evolución del patrimonio de Lozoya Austin, así como sus declaraciones patrimoniales.
En la indagatoria aparece un oficio que especifica la inclusión de esos documentos; sin embargo, las 51 páginas con la información patrimonial del ex director de Pemex no están agregadas en el expediente.
Emilio Lozoya Austin, quien se acogió a un criterio de oportunidad por parte de la Fiscalía, fue acusado de los delitos de asociación ilícita, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita, por supuestamente haber recibido sobornos por más de 10 millones de dólares por parte de la compañía brasileña Odebrecht y 3.5 millones de dólares por parte del empresario Alonso Ancira, quien fuera propietario de Altos Hornos de México (AHMSA), a cambio de contratos y de la compra de la planta Agro Nitrogenados a un sobreprecio injustificado.
Ahora surge un nuevo derrotero en torno a Lozoya: los dineros que él entregó a Romero Deschamps y que, simple y sencillamente “se hicieron humo”.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba