LA RIFA DE UN AVIÓN, SIN AVIÓN, AL MÁS PURO REALISMO MÁGICO


Por Don Goose

Nos llegó la buena: El Presidente Andrés Manuel López Obrador, por fin anunció que el avión ex presidencial se rifaría.
La fecha, el próximo 15 de septiembre, para que todos los mexicanos, bueno, solo 6 millones (sin graznar), engorden el cochinito y cooperen.
“Se va a rifar el avión para no tener problemas de tiempo y que puedan participar todos los mexicanos que quieran ayudar”, dijo durante la conferencia matutina.
“Porque no sólo es resolver este problema que nos heredaron en el tiempo de los gobiernos faraónicos, sino que lo que se obtenga se utilice para comprar equipos que se necesitan en los hospitales donde se atiende a la gente pobre del país”.
Entonces, dijo López Obrador (podemos graznar, siqueremos), el que compre un número, un “cachito”, está ayudándonos a resolver el problema que nos heredaron los del gobierno faraónico, tanto el que compró el avión como el que lo aceptó y lo utilizó”.
“Y lo más importante es que se va a utilizar ese dinero para una causa humanitaria y muy importante”.
Enseguida mostró el billete, con fecha, pero, sobre todo, con el fastuoso avión impreso en el “cachito”.
“Se va a convertir en dinero (¡mago!), estamos considerando entregar premios a los 100 (ganadores) que ganen de 20 millones de pesos a cada uno, 2 mil millones (de pesos), añadió.
“Se van a vender seis millones de ‘cachitos’, lo que nos va a permitir obtener en general, si se venden todos los números, 3 mil millones (de pesos).
“Se van a entregar en premio 2 mil (millones de pesos), los mil restantes son 400, 500, para completar lo del avalúo, porque el avalúo del avión es de más de 2 mil millones de pesos, ahora les vamos a mostrar de cuánto es el avalúo”.
¡Qué bárbaro, eso es saber graznar! La pitagórica explicación muestra, claramente, que el “pueblo sabio” entrará a una rifa ficticia de una aeronave que sólo existirá en los billetes de lotería, pero que después del sorteo, nadie tendrá el avión, sino sólo dinero en efectivo.
Así, pues, manteniendo la aeronave en su poder, la Cuarta Transformación podría volver a rifarlo cuantas veces quiera, y el “pueblo sabio” volvería a cooperar. Y el avión seguiría quedando en manos oficiales.
¡Eso es inteligencia a base del pueblo (¿sabio?)!
Pero entonces tendríamos en México una nueva “empresa” salvadora de los aprietos económicos del Gobierno Federal que quizá podría llamarse “Instituto para Devolver al Gobierno lo Rifado”.
En su explicación, el Presidente dijo que después de librar gastos, el resto se divide en dos: “Una cantidad que se va a entregar a la Fuerza Aérea, 400 millones para mantener el avión dos años y otra cantidad menor para los billeteros, las familias que se dedican a vender los billetes que van a obtener un porcentaje”.
Pero todo, todo, gracias a que el “pueblo sabio”, bueno y empresarios inteligentes aportarán para que el Gobierno Federal salde deudas.
Pero si ya el discurso divagaba en lo “real maravilloso” o “realismo mágico”, enseguida pasó como que a la literatura del absurdo.
“Se consiguió que el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado disponga de un fondo que se ha venido reuniendo de recursos que en total es actualmente de lo que se decomisa, de lo que se obtiene a la delincuencia en general, delincuencia de cuello blanco y también la otra delincuencia, se cuenta con un fondo de 4 mil millones de pesos”.
Entonces, échese este trompo a la uña:
“Esto va a permitir pagar los 2 mil (millones de pesos) de los premios. Desde luego no es todo lo que tiene el instituto, tiene más, pero…
Y si algunos no lo creían, mire:
“Es decir, el avión sigue en venta, pero al mismo tiempo se resuelve el problema porque se pagan los premios, lo que se obtenga de la rifa es para los hospitales y el avión tiene dos años de mantenimiento hasta que se venda; pero al mismo tiempo que se mantiene mientras se vende, se va a poder rentar y ya hay un contrato de renta de un año”.
O sea, “¡compren, compren cachitos!”… que yo sigo con mi avión.
“Entonces, convocar a todo el pueblo a que nos ayuden para que tengamos los fondos, se puedan comprar los equipos médicos y se resuelva lo de este lujoso avión”, expresó.
¿Así o más claro?
El concepto de “realismo mágico” se entiende de la siguiente manera: “Inclusión de elementos fantásticos en la narración, con lo que se pretende profundizar en la realidad a través de lo mágico que hay en ella”.
Genios.

Previous Seguiremos impulsando el bienestar de nuestro pueblo, afirma López Obrador
Next México sin casos de coronavirus