EN MÉXICO; FIN DE SEMANA SANGRIENTO

Se reportaron 37 ejecuciones en distintos puntos del país, destacando Veracruz con 12 víctimas.

La violencia sigue imparable en todo el país y aunque las autoridades den cifras halagadoras, estos no son acordes a la vivencia diaria de los mexicanos.
Las cifras dadas a conocer revelan la inseguridad que priva a estados considerados los más violentos, estos datos sangrientos son sólo de los crímenes, faltando los de accidentes viales que, sumandos a las ejecuciones, se rebasaría más de un centenar de muertes, haciendo la cifra a un más roja.
En Veracruz se contabilizaron 12 ejecuciones, entre ellas la de dos hombres que fueron asesinados por un ataque armado dentro de una iglesia católica. El ataque se dio en la Iglesia del Espíritu Santo, en Fortín de las Flores, donde se realizaría una misa porque una joven festejaba sus quince años.
En la Ciudad de México se registraron al menos 3 asesinatos, uno por resistirse a un asalto en la Gustavo A. Madero; otro por un altercado que tuvo un “viene-viene” con un automovilista afuera de Metro Pantitlán; y el tercero cuando desconocidos dispararon más de 25 veces a un grupo de amigos que bebía alcohol en Iztapalapa.
En los municipios de Zamora y Penjamillo, en Michoacán, fueron ultimadas a balazos tres personas y una más resultó gravemente lesionada.
En Monterrey mataron a dos personas dentro de bares del centro. En Guadalupe, Nuevo León, ejecutaron a balazos a un hombre, cuando se encontraba en compañía de su familia.
Entre las víctimas de este fin de semana se encuentra un presunto líder de una de las bandas de tráfico de hidrocarburo que opera en la región de Tula, quien fue asesinado a balazos en su propia casa. Se trata de un hombre identificado como Jorge H. G., de 55 años de edad, quien era apodado como “El Talachas”. El sujeto recibió más de 50 impactos de arma de fuego.
En Cuernavaca mataron a Alejandro Esponda Viveros, propietario del Bar Manhattan.
En Tijuana mataron a dos en un puesto de tacos. Mientras en San Luis Potosí ultimaron al menos un par de personas más. Así mismo, mataron a un joven en un bar de Tlaquepaque, Jalisco.
En tanto, dos hermanos integrantes de la Orquesta Sinfónica Esperanza Azteca fueron asesinados a balazos cuando caminaban por las calles en Puebla.
También ejecutaron a dos hombres en el Estado de México y a tres hombres y una mujer en Querétaro.
Por último, un velador de la Universidad Autónoma de Sinaloa fue encontrado asesinado a golpes.
Por otro lado el gobierno federal reconoció la existencia 37 cárteles o grupos delictivos que operan en el país. Aunque desde el 1 de diciembre indicó que no emprendería una guerra con el crimen, y que su objetivo no sería la detención de líderes criminales, el nuevo gobierno que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador aceptó la existencia de los grupos delictivos.
Mediante el oficio FGR/UTAG/DG/001501/2019, la Fiscalía General de la República (antes PGR) proporcionó la lista más actualizada de los grupos delictivos que operan en el país, dentro de los que destacan el cártel de Los Beltrán Leyva, el cártel de Los Zetas y el cártel del Golfo, con lo cual el gobierno asumió que estos existen y realizan operaciones delictivas.
El 31 de enero de este año, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que su gobierno no se centraría en detener a capos de la delincuencia; “no se va a encargar específicamente de decapitar a los grupos delictivos y carteles”, sino que se concentraría en el mantenimiento en general de la seguridad pública.
“No se han detenido a capos porque no es esa nuestra función principal. Es garantizar la seguridad pública, ya no es la estrategia de los operativos para detener a capos, lo que buscamos es que haya seguridad, que podamos disminuir el número de homicidios”, aseveró. Incluso, el 6 de mayo dijo: “no hay guerra contra la delincuencia; no queremos la guerra”.

Botón volver arriba